Temporada 01: iniciándose en Vim

07. Vim: esquemas de color

Publicado por

Quienes trabajamos a menudo con archivos de texto, sabemos que leer líneas y líneas de caracteres puede resultar algo tedioso. Los programadores están ya acostumbrados a que sus herramientas de desarrollo les proporcionen resaltado de sintaxis al momento de escribir código fuente. Vim no es la excepción: no solo le ofrece a sus usuarios esta característica, sino que además permite cambiar los colores con los que trabaja por defecto.

La manera más común de hacer esto último es mediante un archivo que defina el esquema de color que se quiere utilizar; de hecho, la distribución estándar de Vim incluye varios de estos archivos instalados de modo que puedes cambiarlos fácilmente mediante el comando :colo[rscheme].

Cambiando el esquema de color.
Cambiando el esquema de color.

Como te habrás dado cuenta, no es necesario escribir el nombre completo de un esquema de color, la tecla <Tab> resulta muy útil para navegar entre las distintas opciones disponibles.

Si ninguno de los esquemas de color pre instalados te convence, hay muchos más publicados en Internet. Los esquemas de color son distribuidos como scripts de Vim, es decir, archivos de texto con extensión “.vim”, lo único que tienes que hacer para tenerlos a tu disposición es guardarlos en la carpeta indicada. Si utilizas un ambiente Linux, el directorio donde debes guardar tus esquemas de color es $HOME/.vim/colors y en caso de que utilices un ambiente Windows, el directorio será %USERDIR%\vimfiles\colors. Si tu directorio no existe, solo tienes que crearlo y guardar en él tus esquemas de color. A partir de ese momento estarán disponibles para que los selecciones. Y por supuesto, para que el esquema de color sea seleccionado siempre que inicies el editor, agrega esta línea a tu archivo vimrc:

colorscheme <MIS COLORES>

Aquí hay una consideración especial: En caso de que, como yo, estés utilizando Vim a través de un emulador de terminal. Es posible que algunos esquemas de color no luzcan tal y como se esperaba. Esto se debe a que muchos de ellos están diseñados para funcionar con gVim, la versión gráfica de Vim. gVim usa el modelo RGB de tres bytes representar más de 16 millones de colores distintos, mientras que el modo consola de Vim utiliza únicamente únicamente la cantidad de colores que soporte la terminal en la que se ejecuta el editor. Típicamente un emulador de terminal como los incluidos en cualquier distribución moderna de GNU/Linux, soporta hasta 256 colores diferentes -No estoy seguro de cuántos colores puede representar el símbolo del sistema de Windows-. Si ya te has asegurado que tu esquema de color es compatible con los colores que puede representar el emulador de terminal que utilizas, y aún así los colores no lucen como esperabas. Es posible que se deba a que el editor cree que la terminal no soporta todos esos colores. Puedes decirle a Vim la cantidad de colores que tiene a su disposición mediante la opción t_Co. Esta es una de las muchas opciones que puedes configurar en el editor con respecto a las capacidades de la terminal, y literalmente significa “Terminal COlors”; simplemente incluye esta línea en tu archivo $HOME/.vimrc:

:set t_Co=256

Y con ello Vim estará consciente de que puede utilizar todos esos colores y lo hará siempre que la terminal se lo permita. Si deseas conocer más información sobre esta y otras opciones de la terminal con las que Vim puede trabajar, puedes consultar la sección apropiada en el manual en línea a través de este comando: :help terminal-options.

Opciones de la terminal.
Opciones de la terminal.

Espero que esta información te sea de utilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *